Invertir en soluciones de reforestación, conservación y restauración para garantizar la Seguridad hídrica de las ciudades latinoamericanas es rentable - Fondos de Agua

El día de hoy se hizo público el Reporte “Infraestructura Natural en el Sistema de Abastecimiento de Agua de Guandú, en Río de Janeiro” durante un evento en el Museo del Futuro en Río de Janeiro, Brasil. Este reporte es el segundo de una serie de estudios de infraestructura natural para agua en Brasil y México.

El primero reporte titulado Infraestructura Natural en el Sistema de Agua de Sao Paulo evaluó el suministro de agua de Sao Paulo y encontró que la restauración de 4,000 hectáreas podría generar un retorno de la inversión de US$69M a lo largo de 30 años.

En el caso de la Ciudad de Río de Janeiro, también encontramos un argumento económico sólido para invertir en los bosques:

Si se invierte en la restauración de 3,000 hectáreas, esto se traduciría en un 13% de retorno de la inversión par CEDAE, la empresa pública de agua de Río de Janeiro. La inversión requerida aproximada para la restauración programada de esas 3,000 hectáreas de bosque nativo sería de $103 millones de reales (aproximadamente US$25M). No obstante, con esta inversión se evitaría incurrir en gastos de tratamiento de agua equivalentes a $259 millones de reales (aproximadamente US$64M), lo que da como resultado un beneficio neto de $156 millones de reales (aproximadamente US$39M) en un plazo de 30 años. El reporte muestra que la reducción de la contaminación por sedimentos evitaría el uso de 4 millones de toneladas de productos químicos y el consumo de 260MWh de energía que sería utilizada en el tratamiento a lo largo de los próximos 30 años.

Para la realización de este estudio se utilizó el método de Evaluación Verde Gris de WRI que evalúa el desempeño financiero de opciones de inversión en infraestructura natural. Ello permite que las empresas que dependen del agua y que los sectores que invierten en el agua puedan examinar los costos y beneficios de utilizar una combinación de infraestructura verde con la infraestructura gris tradicional, y que puedan ser replicadas en distintas geografías.

El estudio fue producido por WRI Brasil, Fundación Grupo Boticario de Protección a la Naturaleza y The Nature Conservancy (TNC), y contó con el apoyo de Fundación FEMSA, Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), Instituto BioAtlántica (IBio) y Natural Capital coalición. La participación de TNC fue posible gracias a la Alianza Latinoamericana de Fondos de Agua.

Conozca más a detalle este estudio aquí.