Monitoreo hidrológico clave para el análisis y evaluación del impacto de las soluciones naturales implementadas por los Fondos de Agua para la seguridad hídrica de América Latina - Fondos de Agua

Del 15 al 19 de enero del  2018 se llevará a cabo en Quito, Ecuador, el Taller de entrenamiento teórico-práctico River Basin Information System & Stream Visual Assessment Protocol, en el cual participarán empleados de Fondos de Agua en América Latina encargados de coordinar las actividades de monitoreo. El Taller es ofrecido por la Alianza Latinoamericana de Fondos de Agua, y organizado en conjunto con la Universidad Friedrich Schiller de Jena, Alemania.

Este taller es muy importante ya que estaremos compartiendo conocimientos y habilidades esenciales para el monitoreo hidrológico de las cuencas en las que trabajan los Fondos de Agua participantes. Con estas herramientas podremos:

  1. Establecer una línea base sobre el comportamiento actual de la cuenca;
  2. Generar datos empíricos importantes para la calibración y verificación de los modelos que se utilizarán;
  3. Monitorear el comportamiento y respuesta a partir de las intervenciones realizadas y verificar contra los resultados esperados;
  4. Generar los datos necesarios para calcular el Retorno de la Inversión.

La Evaluación Visual de Cauces, conocido como SVAP por sus siglas en inglés, es un protocolo visual cualitativo que tiene como objetivo diagnosticar el estado de salud de tramos de ríos. Este método es muy útil para hacer un diagnóstico general de la salud y estabilidad de los cauces a partir de valores numéricos con base en criterios que van desde la hidromorfología hasta el uso de bioindicadores.

Esta evaluación permite identificar claramente las áreas de mayor riesgo, por ejemplo, de erosión, fallas de barrancas, presencia de contaminantes, entre otros. “Con este tipo de evaluaciones, podemos establecer el estado inicial de los sistemas antes de implementar las soluciones de infraestructura verde en un Fondo de Agua; y con ello, definir las acciones de conservación y restauración que deben realizarse. Además, a lo largo del tiempo, nos permite identificar los cambios generados y caracterizar la estabilidad alcanzada”, agregó Paulo Petry, Coordinador Científico de la Unidad Regional de Seguridad Hídrica de The Nature Conservancy (TNC).

Este método fue desarrollado por el Servicio para la Conservación de los Recursos Naturales (NRCS)  del USDA para ser utilizado por propietarios de predios rurales para diagnosticar fácilmente los problemas de los cauces de los ríos que pasan por sus terrenos. Por todos estos beneficios, este protocolo ha sido estandarizado y adoptado por la Alianza Latinoamericana de Fondos de Agua en virtud del MOU que firmó TNC con el NRCS desde 2012 (NRCS-68-3A75-12-92) que le otorga el derecho de producir versiones en español y portugués del manual y diseminar su práctica.

Otra herramienta de gran valor para facilitar nuestro entendimiento del estado de las cuencas hidrográficas y evaluar el impacto de nuestro trabajo en ellas, es el RBIS, que es una plataforma para la gestión de los datos de monitoreo hidrológico.

“Este software, desarrollado por la Universidad Friedrich Schiller de Jena en Alemania, ha sido adoptado por la Alianza como la plataforma recomendada para la gestión de la información en los Fondos de Agua, por lo que estamos trabajamos en conjunto con la Universidad para adaptar la plataforma a las necesidades particulares de los Fondos de Agua de la región” -comentó Jorge León, Especialista de Fondos de Agua de la Unidad Regional de Seguridad Hídrica de The Nature Conservancy (TNC).

Actualmente hemos incorporado esta plataforma en los Fondos de Agua de Sao Paulo, Curitiba, Rio de Janeiro y del Valle de México; además de Nairobi en Kenia.

Utilizar esta plataforma nos permitirá tener una mejor captura, visualización y análisis de los datos; además de facilitar la interacción con otros equipos de investigadores y el intercambio de conocimiento y experiencias.

Todas estas metodologías y herramientas son esenciales para analizar y entender mejor el estado actual y la tendencia de los ecosistemas de los cuales dependemos y nos proporcionan una manera visible de demostrar el impacto positivo de las soluciones basadas en la naturaleza para la seguridad hídrica de nuestras ciudades.