Triunfan las alpacas sobre las ovejas en busca de seguridad hídrica de los Andes - Fondos de Agua

Por Sophie Hares

En las altas llanuras andinas de Ecuador, la cooperativa Comuna Espejo entregó recientemente 20 alpacas de abundante lana, para mantener sus pastizales húmedos y en mejor forma, dado el impacto que producen las ovejas que normalmente pastan allí. De igual manera, se busca asegurar los suministros de agua hacia la cercana capital Quito.

“Poco a poco vamos a ver el impacto de las alpacas, pero son más fáciles de manejar que las ovejas y la degradación es menor”, dijo Henry Carrera, vicepresidente de la Comuna Espejo, que ahora es el hogar de 18 alpacas hembras y dos machos.

Además de vender lana y eventualmente carne de los camélidos, la Comuna Espejo espera atraer turistas con el proyecto de alpaca, que forma parte de los planes del Fondo del Agua de Quito para conservar las cuencas a unos 30 kilómetros alrededor de la ciudad.

El Fondo de Quito, primero en crearse bajo los auspicios del grupo ambiental estadounidense The Nature Conservancy (TNC) en 2000, ha proporcionado un modelo para cerca de 60 ciudades alrededor del mundo que apuntan a aumentar la seguridad del agua desde la fuente hasta el sumidero.

Los fondos combinan la experiencia científica con la inversión pública y privada de las autoridades de manejo de recursos hídricos, bancos y grandes usuarios de agua, como embotelladores y cerveceros.

Ahora TNC tiene 20 fondos activos en Latinoamérica. Se planea duplicarlos para 2020 en la región, teniendo en cuenta que el 80% de la población vive en las ciudades, poniendo una enorme presión sobre el suministro de agua.

“Ser capaz de proteger las fuentes de agua de las ciudades es muy importante para la población, al reducir los riesgos de calidad y cantidad de agua”, dijo Silvia Benítez, gerente de agua dulce de TNC en Quito para América Latina.

El problema no puede ser resuelto por ninguna organización, pero debe ser abordado a través de una acción colectiva que involucre a diferentes usuarios de agua, agregó.

El Fondo de Agua de cada ciudad debe adaptarse a los problemas específicos que enfrentan los residentes y las cuencas hidrográficas.

En la ciudad industrial mexicana de Monterrey, que es susceptible a sequías e inundaciones, el Fondo de Agua de la ciudad está trabajando para reducir el estrés hídrico y aumentar la cantidad de agua absorbida por cuencas hidrográficas en las áreas circundantes.

En São Paulo, cuya población es de más de 20 millones de habitantes, ya consume un 4% más de agua que la que proviene de sus ríos. La restauración forestal y la reducción de sedimentos en las vías fluviales alrededor de la megaciudad forman parte del plan de su fondo para aumentar la seguridad del agua e invertir en infraestructura crítica.

MEZCLANDO VERDE Y GRIS

Bert de Bièvre, jefe del Fondo de Agua en Quito, que ahora tiene 100% de agua potable, dijo que el objetivo era lograr la seguridad del agua a través de una combinación de “infraestructura gris y verde”. “La infraestructura gris debe combinarse con la conservación de estas cuencas (de agua)”, explicó.

TNC sostiene que invertir en cuencas ayuda a reducir el daño ambiental y la erosión del suelo, estimando que cerca del 40% de la tierra alrededor de las fuentes de agua del mundo ha sufrido degradación por deforestación, desarrollo y agricultura. También, promoviendo estas cuencas, se puede reducir el riesgo de incendios y asegurar la biodiversidad.

Asimismo, persuadir a las comunidades rurales para que cambien sus prácticas a fin de asegurar el abastecimiento de agua para los habitantes de la ciudad, quienes se encuentran a muchos kilómetros de distancia, exige a menudo soluciones novedosas.

“Estamos buscando situaciones de gana-gana sin transacciones en efectivo”, dijo de Bièvre.

En las áreas alrededor de Quito, esto podría implicar un cambio en los métodos de pastoreo en los páramos que son vitales para el abastecimiento de agua, como el caso de las alpacas de la Comuna Espejo.

En otras partes, el fondo podría ofrecer suministros de agua gratis a propiedades remotas o incentivos fiscales para alentar a los grandes propietarios a cooperar, dijo Bièvre.

Con muchos Fondos de Agua en la región ahora es clave monitorear y cuantificar su impacto, dijo Benítez de TNC. Esto podría alentar una mayor participación de las empresas del sector privado que están prestando más atención a la seguridad del agua.

“La idea de reducir el riesgo del negocio es muy importante para ellos, por esto son conscientes de las dificultades relacionadas con el agua “, dijo Benítez, listando al embotellador y minorista mexicano Fomento Económico Mexicano (FEMSA) entre empresas involucradas en fondos de agua en la región.

TNC está desarrollando una “caja de herramientas” con manuales y programas de capacitación para permitir a las ciudades de todo el mundo desplegar sus propios fondos específicos para el medio ambiente y las necesidades locales, dijo.

“Hay mucha demanda y necesitamos proveer las herramientas para otras personas”, agregó. “Nosotros no podemos estar en todas partes”.